JMC Consulting Group S.A.S.

Consecuencias del Covid-19 en explotaciones mineras de pequeña y mediana escala en Colombia

El Covid-19 ha generado una difícil situación a nivel mundial, su propagación ha causado así una pandemia de proporciones alarmantes que ha afectado  la salud de los habitantes del planeta  y de manera colateral al sistema económico global.

Colombia no ha sido ajena a esta situación y uno de los sectores perjudicados de manera sensible ha sido la minería  a pequeña y mediana escala de orden local y regional; debido a que el  ritmo  laboral  fue mermado a mínimos históricos y la demanda de minerales descendió de manera considerable, situación que ha llevado a muchas explotaciones mineras legales a suspender operaciones o trabajar a “media máquina”.

Es claro precisar que más del  85 % de los Títulos Mineros en Colombia están  catalogados como pequeña y mediana minería, por la categorización de sus recursos y  la demanda local o  regional  que presentan.

Aunque desde el inicio de la cuarentena nacional obligatoria, decretada por el gobierno de la República de Colombia, la minería estaba y  ha estado  dentro  de las excepciones para la movilidad y  trabajos dentro  de las actividades permitidas; es claro que la suspensión de proyectos de infraestructura influyo directamente en la disminución de las operaciones de minas y canteras dedicadas a la explotación de Materiales de Construcción, que representa el mineral  más extraído a nivel nacional.

Por esta razón es necesaria la articulación de los diferentes sectores económicos para así maximizar el  sector  de la minería a nivel nacional; es de vital importancia para el  globo  económico  y  social  de los sectores circundantes, dado que es generadora de empleo directo e indirecto por el  alto impacto social y  económico  que representa  en muchas ocasiones.

Es de vital importancia precisar el valor que tenemos todos los que hacemos parte del mundo  económico  minero en  el país,  seamos  titulares mineros, operadores, trabajadores de las minas y/o  canteras, asesores técnicos, proveedores, comercializadores, transformadores, compradores y demás para con  el país y con nuestras familias; por lo tanto articular planes de bioseguridad para salvaguardar nuestra vida y  evitar  al máximo  el  riesgo de contagio por el  virus que ha ocasionado toda esta pandemia es una necesidad, una  urgencia y  un acto  de responsabilidad; pero más importante aún ponerlos en práctica no  solo  en  el  campo laboral si no  en  cada aspecto  de nuestra cotidianidad.



MANUEL ANTONIO HERNÁNDEZ VEGA
Ingeniero de Minas
Esp. En Gerencia En Seguridad Y Salud En El Trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
¿Necesitas asesoría?